En 1: Desapego. En 2: Desapego de la personalidad

Pocas personas saben cómo era mi personalidad hace algunos años…
Era un chico inteligente, respetado y querido por muchos, parecía tener todo para convertirme en un gran líder; pero esas cualidades valían para poco, porque mi timidez lo aplacaba todo. Por fortuna son pocos recuerdos que quedan de esa temblorosa época, yo mismo me he encargado de dejarla en el pasado.


Cuál es la lección para este día ¿…?


Si lo quieres con una palabra, te diría que la lección es sobre el desapego.
Si te apetece mejor con dos, me queda expresarlo como el desapego de la personalidad.
Y en palabras más cercanas a tierra, Tú no eres tu personalidad, Tú no eres lo que crees que eres ahora. Punto, punto y punto.



Parece ponerse interesante la cosa, ¿no crees? Se ha convertido en una lección de desarrollo personal pisando los albores del terreno espiritual. Pero es lo que somos estimada amiga y apreciado amigo: Seres espirituales viviendo experiencias humanas, y no al revés como se cree.


Avancemos pues...